Klassic Books > Blog > Biografías > Lovecraft, el creador del horror cósmico

Lovecraft, el creador del horror cósmico

H. P. Lovecraft

Howard Phillip Lovecraft nació el 20 de agosto de 1890 en el número 194 (hoy 454) de Angell Street, en Providence, capital del Estado de Rhode Island, el más pequeño de los Estados Unidos de América y uno de los seis que componen la Región de Nueva Inglaterra.

Sus padres eran Winfield Scott Lovecraft (representante de ventas de la Gorham Silver Company, dedicada al comercio de la plata, metales preciosos y joyería) y de Sarah Susan Phillips (la segunda de los cuatro hijos de Whipple Van Buren Phillips y Rhoby Alzada Place, una familia distinguida cuyos ancestros pueden rastrearse hasta el Mayflower).

Hijo único en una familia burguesa venida a menos, Lovecraft tuvo una infancia elitista, donde se le enseñó la importancia de la diferencia de clases, algo que le marcaría de por vida. La muerte de su padre, después de una larga enfermedad neurológica que le mantuvo ingresado durante cinco años en el Hospital psiquiátrico de Providence, tuvo un efecto determinante en su personalidad. Lovecraft sólo tenía unos ocho años cuando su padre falleció, lo que contribuyó a que su madre se volviera increíblemente sobreprotectora. El carácter dominante de su progenitora llegó hasta el punto de impedirle jugar con otros niños, que consideraba inferiores, insistiéndole en que era feo y que nunca llegaría a triunfar. Aquello tuvo como efecto que el joven Lovecraft se viera acosado por miedos e inseguridades que, desde ese momento, le acompañarían durante toda su vida.

A pesar de todo, o quizá precisamente porque se vio empujado por su vida solitaria y retraída, Lovecraft fue un niño prodigio. Era capaz de recitar poesía a los dos años, leía a los tres y empezó a escribir a los seis o siete años de edad, algo que ya no abandonaría jamás. Uno de los géneros que más le apasionaba era el de las novelas policíacas, por lo que, demostrando su ingenio e imaginación desbordada, llegó a crear su propia «Agencia de detectives de Providence» a la edad de trece años.

Sus primeros escarceos con la escritura profesional empezaron a los dieciséis años, cuando empezó a encargarse de una columna de astronomía para el «Providence Tribune». Sin embargo, no tardaría en descubrir que, ganarse la vida con la literatura, era una tarea mucho más complicada de lo esperado. De hecho, durante gran parte de su vida tuvo que dedicarse, en gran medida, a retocar escritos de otros autores, menos dotados para la escritura que él.

Tras la muerte de su madre en 1921, víctima de un postoperatorio deficiente por una intervención de vesícula biliar, Lovecraft sufrió una terrible conmoción. Habiendo dependido toda su vida de su progenitora, tras su fallecimiento, cuando contaba 31 años, vio como desaparecía lo poco que quedaba de su fortuna familiar. Aquello supuso que se viese obligado a ganarse la visa por si mismo, trabajando como corrector de estilo para otros autores. Gracias a este tipo de trabajos, conoció a muchos de los que después formarían el famoso «Círculo de Lovecraft», entre ellos Robert E. Howard, Clark Ashton Smith, Robert Bloch, Frank Belknap Long, August Derleth y otros más.

A los dos meses de la muerte de su madre, Lovecraft conoció a Sonia H. Greene en una convención de escritores aficionados en Boston. Sonia era viuda y siete años mayor que él, además de propietaria de una tienda de sombreros y escritora aficionada. Ambos se enamoraron. casándose tres años después en 1924. Sin embargo, las dificultades económicas y los problemas de salud de la mujer, hicieron que se separasen, precipitando el fin definitivo de la pareja solo dos años después.

Lovecraft con su mujer
Lovecraft con su mujer

Obligado por sus pocos ingresos como escritor, Lovecraft terminó por volver a Providence para vivir junto a sus tías en 1927. Sus últimos años estuvieron marcados por la falta de recursos económicos, la depresión y la vida solitaria. Sus relatos, se volvieron cada vez más largos, oscuros y complicados, haciéndose cada vez más complicados de vender. Sin embargo, Lovecraft se negó obstinadamente a rendirse a los gustos del gran público, como demandaban las editoriales. En sus propias palabras: “Un caballero no intenta darse a conocer, lo deja para los egoístas arribistas y mezquinos”.
Esta actitud orgullosa y purista le hizo concebir los que fueron, quizá, sus mejores relatos. Historias que, con el tiempo, cautivarían la imaginación del gran público y crearían toda una escuela de seguidores e imitadores que dura hasta hoy en día. Lamentablemente H. P. Lovecraft nunca vivió su propio éxito.

De naturaleza enfermiza, murió en Providence a primeras horas de la mañana del 15 de marzo de 1937 con tan sólo 47 años de edad, de un cáncer intestinal complicado con una grave insuficiencia renal. Fue enterrado en el panteón de su abuelo Phillips en el cementerio de Swan Point. Aunque su nombre estaba inscrito en la columna central, ninguna lápida señalaba su tumba. Tuvo que ser muchos años después de su muerte, cuando un grupo de aficionado erigiese una lápida, en la que puede leerse una línea tomada de una de sus miles de cartas:
«Yo soy Providence»

3 comentarios en «Lovecraft, el creador del horror cósmico»

  1. Pingback: Ha nacido Klassic Books – Klassic Books

  2. Pingback: H. P. Lovecraft. Edición cronológica ilustrada. Volumen 1 – Klassic Books

  3. Pingback: Nace Klassic Books, ediciones clásicas ilustradas para adultos - JCBoiza

Deja un comentario